Pretotipar

telefono

Savoia (2012) inicia incluyendo en la página uno de su libro de Pretotype It, la cita de Reid Hoffman, fundador de Linkedin, quien dijo: “Si no se avergüenzan de la primera versión de su producto, es que se ha puesto en marcha demasiado tarde”. Este es el modus operandi de la innovación y el nuevo emprendimiento, el de realizar experimentos que permitan penetrar en el problema y expectativa del cliente.

Alberto Savoia (2012) propone el concepto de pretotipos. ”Pretotipar, verbo: Prueba inicial del atractivo y uso real de un potencial nuevo producto mediante la simulación de la experiencia básica con la inversión más pequeña posible de tiempo y dinero”.

Pretotipar es una forma de probar una idea rápida y económicamente mediante la creación de versiones extremadamente simplificadas, simuladas o virtuales de ese producto para ayudar a validar la premisa: “Si construimos esto, ¿lo utilizan?”.

Para Alberto Savoia (2012), esto puede ser un nuevo producto, un servicio, un libro, una nueva empresa, una organización de caridad, un juego de video, un tipo de barco innovador, un nuevo instrumento musical, un revolucionario hámster hipoalergénico diseñado genéticamente…

Algo que no existe todavía, pero hemos estado pensando en ello y nos gustaría – o tenemos que – crearlo y darle vida.

Savoia propone diferentes tipos de pretotipos:

- Autómata Turco: Reemplazar equipos o máquinas complejas y costosas con seres humanos.
- El Pinocho: Construir una versión no funcional, “sin vida”, del producto.
- El Producto Mínimo Viable (o Stripped Tease): Crear una versión funcional del mismo, pero despojado de su funcionalidades más básicas.
- El Provincial: Antes de lanzar en todo el mundo, realizar una prueba en una muestra muy pequeña del público.
- La Puerta Falsa: Crear una “entrada” falsa para un producto que todavía no existe en ninguna forma.
- El simulador de posesión: Antes de invertir en la compra de todo lo que necesita para nuestro producto, empezar por alquilar o pedir prestado.
- El Reetiquetado: Poner una etiqueta diferente en un producto ya existente que se muestre como el producto que desea crear.
Si estás en búsqueda de nuevas formas de hacer innovación y emprendimiento pretotipar, es sin duda, una alternativa de mucho valor para ahorrar tiempo, dinero, recursos y esfuerzos (bootstrapping) al momento de hacer experimentos que permitan penetrar en el problema y la expectativa del cliente

Holacracia para llevar

logo

¿Ha escuchado alguna vez la palabra holacracia? Seguramente no le es familiar y menos a los que vivimos en nuestro país. La holacracia deriva del griego “holos”, un todo, según Dans (2013) es una unidad autónoma y autosuficiente, pero que es a su vez parte dependiente de una unidad mayor, esto en un modelo organizacional.

La holacracia es una alternativa a las jerarquías organizacionales, es decir, se trata de una organización donde no existen puestos jerárquicos y su sistema de organización está basado en la corresponsabilidad, sin duda es un modelo horizontal que permite administrar un negocio sin jefes y cada persona tiene uno o varios roles y/o responsabilidades.

Los objetivos de la holacracia son varios, pero principalmente en su haber son: lograr resultados en tiempos más cortos, evitar que el crecimiento no genere burocracia, establecer una mejor comunicación y eliminar la deficiencia que genera el esconderse detrás de un cargo o puesto.

La holacracia vuelve a las empresas y quienes la integran más eficientes, ágiles, transparentes, responsables, innovadoras y versátiles al cambio.

Parece de locos e ingenuo pensar que un negocio puede ser administrado bajo la holacracia, pero ya existen algunas organizaciones trabajando bajo esta cultura organizacional, formando holarquías fractales en sistemas auto organizados, y lo están logrando basado en algunos requisitos y principios básicos como son:

1. Cada persona es su propio líder y máxima autonomía.
2. Cada persona decide en qué proyecto trabajar.
3. Cada persona puede crear o aportar en un proyecto.
4. Se trabaja en círculos o eslabones haciendo equipo.
5. Cada persona forma parte de un círculo eslabón que se auto organiza.
6. Los círculos o eslabones están interconectados.
7. Las personas deciden el sueldo de sus compañeros, aunque hay un máximo y mínimo fijado.
8. Entre todos deciden a quién contratan y a quién no.
9. La mayoría de los muebles están sobre ruedas.

Es necesario tecnología que los interconecte, generando una mayor conexión y coordinación en cada círculo y entre círculos.

No tenga duda que la holacracia llegó para quedarse, nos estamos despegando fuertemente de lo heredado por la revolución industrial, por ello no le debe parecer raro que las responsables de lograr que esto esté siendo posible, son empresas que tienen en su ADN una base tecnológica como lo es la empresa de videojuegos Valve, la de zapatos Zappos, la de alojamiento de proyectos y versionado Gtihub, la de contar historias llamada Medium, entre muchas otras que están buscando mejores resultados sin apostar por modelos organizacionales tradicionales.

Piense, no es el futuro. Las exigencias que está generando el cambio acelerado debido al ascenso tecnológico que tenemos en nuestras vidas y en las organizaciones está exigiendo nuevas formas para lograr resultados, debemos de cuestionar los andamios heredados por la revolución industrial así como también las nuevas formas para lograr resultados que están llegando o están por llegar, como la holacracia.

Le invito a seguir de cerca las empresas que ya están implementando o implementaron holacracia y lo que este modelo organizacional nos propone en http://holacracy.org/ cuestiónelo todo y utilice nuevas prácticas antes de que sea demasiado tarde.

La puerta en un celular

La telefonía móvil empieza a dar signos de madurez en nuestro país. Según la SIEMT (2013) existen más de 100 millones 727 mil usuarios con celular, lo que representa aproximadamente un 91 porciento de la población en nuestro país.

Cada vez más se observa una menor tasa de crecimiento, esto por el nivel de penetración que ya se tiene, lo cual no significa un problema, sino la oportunidad de estar más cerca con el cliente a través de su celular.

Piénselo, el ecosistema para informar, generar ventas, hacer negocio y mejorar la relación con el cliente a través de los móviles es muy atractivo.

El cliente siempre trae consigo su celular, no necesariamente un smartphone, ya que estos sólo representan el 34 porciento de los usuarios, aunque sí representa una puerta para generar valor.

Se podría pensar que apostar por el sms y la voz es anticuado, sin embargo la mensajería celular y la contactación telefónica móvil aún es una gran oportunidad, ya que ambos estándares están presentes en cualquier tipo de teléfono móvil, y el mercado de los smartphone, como anteriormente se mencionó, representa hasta hoy una tercera parte. Además ambas formas de contacto significan una alternativa bastante sólida y fuerte para llegar a los clientes, a pesar de que sean de formato pobre, claro, esto si se ven como tecnologías aisladas, ya que se pueden apalancar relacionando información con plataformas web o servicios en mostrador, que puedan darle más información y beneficios al cliente.

En lo que seguramente está de acuerdo, es que apostar por los smartphones, sin duda es incuestionable, primero porque el mercado lleva ese horizonte, segundo su formato es sumamente potente y el ecosistema que se tiene en un teléfono smartphone es fértil y tercero, al momento de apostar por estos teléfonos, viene con ello, esa importancia que el usuario le está dando a los servicios de datos, es decir, el mercado de los smartphones, tabletas, netbooks, laptops, entre otros dispositivos móviles, que empiezan a generar un cuerno de abundancia bastante atractivo.

Su crecimiento va en aceleración y es exponencial, especialmente entre los jóvenes y empresarios. Estamos hablando de 15 millones de usuarios con internet móvil, adicional a un porcentaje considerable que existen con dispositivos en los 45.5 millones que son usuarios en internet.

Es muy serio no tener presencia en un celular, sencillamente porque se está desperdiciando una puerta abierta que el cliente tiene en sus manos y lleva consigo a cualquier lugar.

Piénselo, si no es usted quien está presente en esa puerta con él, alguien más lo está haciendo o sencillamente nadie.

Apoderarse de la puerta que los teléfonos celulares son, es cada vez más importante. Los escenarios para generar valor con el cliente en este momento son propicios y abundantes. Es fundamental estar de cerca, para mañana ya será demasiado tarde.

¿Cuánto valen sus bits?

Pareciera que los bits no existieran en nuestras vidas, tanto que pasan desapercibidos e incuestionables, pero los bits se han vuelto fundamentales, y crece tanto su volumen todos los días en nuestros dispositivos electrónicos, que vale la pena cuestionarnos ¿Cuánto valen nuestros bits?

Nicholas Negroponte escribió, hace ya 18 años, en su libro Being Digital (1995): “Un bit no tiene color, ni tamaño ni peso y puede desplazarse a la velocidad de la luz. Es el elemento atómico más pequeño en la cadena de ADN de la información, que describe el estado de algo: encendido o pagado, verdadero o falso, arriba o abajo, adentro o afuera, blanco o negro”. Pareciera de locos estar tomando una fuente tan añeja, pero me resulta fascinante encontrar en ella, de manera tan clara, la definición de que los bits representan la parte más básica de la información en nuestra era electrónica.

Los bits son tan poderosos que con un conjunto de ellos podemos tener diferentes tipos de formato de información: audio, video, imagen, datos, etc., pero no sólo eso, tenemos una capacidad tremenda sobre los contenidos que hoy en día no podemos tener con los átomos.

Con átomos, por ejemplo un disco Blu-Ray y su empaque, transportarlo y distribuirlo tiene por lo regular un costo, ocupa espacio físico, transformar físicamente dicho disco de manera instantánea en otro cosa, resulta casi imposible, los átomos son de otro peso y tienen distintas características y capacidades en comparación con un conjunto de bits, presentan sin duda distintas condiciones y posibilidades.

A los bits los podemos multiplicar de manera instantánea, corregir, transformar su apariencia, cambiar su sentido, podemos comprimir o reducir su tamaño, ordenar, transportar de manera acelerada de un lugar a otro; por todo ello los bits son los preferidos por los banqueros y sistemas financieros en el mundo, y no las monedas y billetes físicos (átomos), lo que además fuera imposible de manejar.

Si le despojaran de su dispositivo móvil o su computadora, ¿qué le pesaría más, la información (bits) o el hardware por muy novedoso y potente que este sea?

Pero con toda esta capacidad que nos dan los bits, y lo valioso que pueden resultar, también hace que se forme un fenómeno junto a sus bondades, que no le sucede a los átomos y que en su momento mencionó Baudrillard: “La información, en lugar de transformar la masa en energía, produce todavía más masa”, por lo que cuando se sale de control se vuelve incapaz de administrar y de poca calidad, por lo que no necesariamente todos los bits que existen en nuestros dispositivos son valiosos, afectando así nuestras vidas, teniendo un costo en tiempo, esfuerzo, propiedad intelectual, relación con otros usuarios, y muchos otros.

Por ello vale cuestionar ¿Qué tan valiosa es la información, en cualquiera de sus formatos, que tiene en sus dispositivos electrónicos tanto para usted como para quien usted comparte?, ¿qué tan ordenada está?¿tiene sólo lo valioso o acumula información sin tener certeza de lo importante?¿Tienen calidad los bits que ve, escucha, usa, distribuye y genera? ¿Qué tan útil le son sus bits?

No importa que tengamos el mejor equipo, el ancho de banda más alto, el contar con un alto conocimiento computacional o tener sistemas de almacenamientos enormes en la nube y/o en nuestros discos duros, si nuestros bits no tienen el valor suficiente para sernos útiles en nuestra vida, en la competitividad, en ser mejores profesionistas o sencillamente mejores personas. Los bits nacieron para mejorar nuestras vidas, por ello debemos cuestionar su valor.

‘Information Literacy’, ¿Y eso para qué?

Hace ya más de 5 años que publiqué en Noroeste un artículo llamado El fracaso en la inversión de Tecnologías de Información en las empresa en el cual hacía estas aseveraciones: ”Es real. Las empresas desconocen qué saben o qué necesitan saber. Las empresas disponen de poca información accesible para tomar decisiones. Ninguna empresa puede ya darse el lujo de desperdiciar información, dejar de darle valor y, sobre todo, no utilizarla correctamente”. El problema no se ha ido, ni siquiera se ha minorado, por el contrario, ha aumentado considerablemente, todo porque en el fondo es falta de formación en la sociedad y las organizaciones, el problema de “Information Literacy” en nuestro país es general.

Information Literacy” no es otra cosa que adquirir la capacidad de saber cuándo y por qué necesitas información, dónde encontrarla, y cómo evaluarla, utilizarla y comunicarla de manera ética.Se considera un prerequisito para participar eficazmente en la Sociedad de la Información y es parte de los derechos básicos de la humanidad para un aprendizaje de por vida, la OCDE la incluye como una de las competencias básicas. En España, es una de las ocho competencias básicas que todo estudiante debe alcanzar al acabar la Educación Secundaria Obligatoria (Wiki, 2013).

El cómo darle valor a la información y conocimiento es hoy por hoy uno de los grandes imperativos, tanto que existen muchos sitios y organismos dedicados a esta problemática, como la American Library Association dedicados a la labor de lo que es “Information Literacy” y su desarrollo en la academia y sociedad.

En México también existen organismos como es el caso de La voz del Bibliotecario de la Universidad Autónoma de Chihuahua (2007), la cual además cuenta con un diagnóstico de habilidades informativas en nuestro país, el cual se llevó a cabo por Silvia Escudero (2007) en diferentes facultades, en forma de encuesta en una muestra de 268 usuarios, dando los siguientes resultados: el 99.6 por ciento localiza información en Internet; el 41 por ciento tiene problemas al buscar información: 36.6 por ciento desconoce la página del SUBA (Sistema Universitario de Bibliotecas Académicas); un 25.4 por ciento maneja el catálogo en línea; 31 por ciento conoce otros catálogos o bibliotecas virtuales, la mayoría sabe utilizar herramientas de Office; un 42.2 por ciento considera que carece de habilidades para buscar y recuperar información; 49.3 por cieto conoce las bases de datos con que cuenta la universidad y el 60.8 por ciento maneja la navegación y ejecuta búsquedas avanzadas, sin embargo el 95.5 por ciento manifiesta que le interesa desarrollar las habilidades para buscar información

Como bien podemos darnos cuenta, con el estudio anterior, la necesidad de estas habilidades y aptitudes es bastante clara, más allá del asunto de los avances tecnológicos, nos podemos dar cuenta que dichos avances nos están generando más datos e información, pareciera se abre una brecha clara entre el aceleramiento exponencial de datos e información que están generando las TI y la falta de habilidades y aptitudes en lo que se refiere a “Information Literacy” por parte de los usuarios y las organizaciones.

Pareciera que las deficiencias y los problemas para entender la información y conocimiento se sigue acelerando, esto es quizá por la adopción constante y acelerada de las tecnologías y tal vez, al deslumbramiento de innovaciones, que nos hace a los usuarios y las organizaciones cuestionarnos menos sobre las habilidades en lo que se refiere a “Information Literacy” y preocuparnos o motivarnos más a estar simplemente en la vanguardia tecnológica. Empieza a afectarnos, y hacer que el problema pase a ser crónico, y cada vez más nos alejamos, en especial en México, de lo que es la Sociedad de la Información y el Conocimiento, y el valor que ésta puede generar en el desarrollo de nuestra sociedad mexicana.

Fuente: Periódico Noroeste

La compra de juventud de las grandes empresas

Seguro lo ha notado, empresas como Facebook, Google, Twitter, Microsoft, Apple entre muchas otras de base tecnológica, adquieren empresas o startups porque cuentan con nuevas tecnologías que empiezan o son gusto del mercado joven, y uno piensa simplemente que el pez grande se traga al pequeño como siempre o uno no encuentra sentido a la adquisición, como en su momento sucedió con Google adquiriendo a YouTube o Facebook con Instagram o Twitter a MoPub, es decir, empresas que son sólidas hoy en día, buscan adquirir tecnología más que desarrollarlas, a pesar de ser empresas millonarias, no quiero decir que no desarrollan tecnología en su seno, pero no parece tan de valor como adquirir, pero ¿Por qué? ¿Qué intentan más allá de ingresar más dinero a sus arcas?

Clayton Christensen (2003) en su libro el Dilema de los Innovadores nos habla de cómo las empresas fallan en mantener una participación en el mercado, más allá de escuchar a los clientes, llevar buenas prácticas y enfocarse a sus tecnologías más rentables. Este es quizá el temor de las empresas antes mencionadas, su mercado se empieza a agotar dejan muy pronto de ser novedad y de volverse poco innovadoras por el valor que aportan al mercado que ya tienen, esto se debe también a lo que dice Chirstensen (2003)

“Los mercados y tecnologías cambian, les sucede a cualquiera, no importa si la industria cambia rápido o lentamente sin importar en cuál tecnología se basan”.

El miedo de las empresas de tecnología por quedarse fuera de la jugada es enorme y evitan a toda costa por sus ciclos tan cortos en el mercado, volverse un Woolworth o un Aqua Velva, que pasaron a ser de valor sólo para viejas generaciones y no forman parte de las nuevas generaciones, mantenimiento un segmento reducido de negocio por no haber identificado el cambio y no ser empático con las últimas generaciones.

La adquisición de empresas o startups de base tecnológica con productos innovadores cobra sentido cuando nos damos cuenta que lo que buscan las grandes empresas es comprar juventud partiendo de la hipótesis de que los jóvenes marcan tendencias de adopción y con el tiempo las generaciones más antiguas se empiezan a ambientar y a usarlas.

Lo anterior sucede porque los jóvenes tienden a experimentar y arriesgar para validar si la tecnología le aporta algún beneficio y así adoptarla con toda libertad, claro que para ello la tecnología debe estar a su alcance, tanto económicamente como disponible a su segmento, es por ello que los gigantes adquieren empresas con tecnologías que de pronto nos pueden resultar tan raras en un inicio a las generaciones no tan jóvenes, pero con un sentido enorme para los jóvenes.

Pero ¿Qué logran las empresas comprando juventud en nuevas tecnologías? Lo siguiente:

1. Eliminar una amenaza futura.

2. Adquirir un nuevo mercado.

3. Contar con nuevos clientes.

4. Obtener transferencia de conocimiento.

5. Descubrir tendencias.

6. Contar con tecnologías validadas en el mercado.

7. Tener un nuevo equipo de trabajo.

8. Obtener nuevos ingresos.

9. Definir nuevas barreras de entrada a sus competidores.

10. Y explorar nuevos proyectos de valor.

Comprar juventud para los individuos puede pensarse casi imposible, pero en el caso de las empresas las adquisiciones son un nuevo octanaje, un abanico de posibilidades, más si se trata de mercados jóvenes, validados, donde su ciclo de maduración está lejos de empezar, por lo que el valor de la innovación se puede incrementar en el tiempo y con esto lograr poner a la empresa adelante del gusto de nuevas y viejas generaciones, por ello lo que hoy nos resulta un absurdo para las empresas representa valor futuro, en especial cuando se trata de jóvenes.

Fuente: Periódico Noroeste

El mercado y su red no están dispuestos a ceder nada

Seguro usted ya lo ha escuchado, su nombre es Larry Donas, un chavo de 28 años, que vende donas y que tiene una singular forma de cantar y acompañarse de su original trompeta formada con su mano de manera improvisada.

El famoso donero y cantante ha empezado a escalar a la fama gracias a sus videos en YouTube. La fama nació con su primer video, que fue subido por alguien a quien de seguro le pareció divertido, lo que pronto hizo que cientos de personas simpatizaran y compartieran a través de las redes sociales, volviendo viral el suceso Larry Donas, por lo que sus videos y noticias de manera masiva estuvieron circulando por internet.

Puedo apostar que esto le parece curioso, divertido, empático, y hasta inspirador, pero déjeme que le diga que así como Larry Donas, hay miles de jóvenes amateur que hacen actividades y productos de calidad superiores que muchos profesionales y organizaciones.

El poder que dan las redes sociales y todo Internet a los amateur es sin duda sorprendente, en especial porque es algo que hace algunos años no se tenía a la mano, ni representaba una plataforma de lanzamiento, hoy sin duda lo es, en especial porque el amateur viene desde el gusto de los seguidores y no necesariamente es un producto creado o lanzado de una institución o empresa.

Los amateur nacen validados por el mercado, y sólo es cuestión de tiempo, afianzar el talento, algo de historias románticas, y claro, trabajo duro para que alcancen la fama y más oportunidades.

La Galtzia o Vázquez Sound son producto del gusto del mercado, no nacieron ni se forjaron en un estudio profesional, son amateurs con talento que gracias a internet hemos tenido el gusto de escuchar y conocer. La red se está volviendo cada vez más una oportunidad para los amateur pero también un espacio para que las empresas obtengan productos validados por el mercado, que sin duda darán grandes ingresos.

Sectores y grandes industrias como la música, el cine, la televisión, entre muchos otros, no se han dado cuenta que el talento salido del mercado es más atractivo, que el de su modelo tradicional, en el que insisten con empujar al artista imponiéndolo en el mercado en lugar de jalar a los amateur con talento ya validado en la red.

Los distintos sectores e industrias nos siguen ofreciendo lo mismo, por ejemplo: noticias televisivas con formatos y personajes tradicionales, música de jóvenes cantantes validados por críticos y no por el gusto de los mercados, artistas de cine que vienen de hijos de grandes empresarios o de artistas reconocidos, y así un sin número de imposiciones ignorando por completo el mercado, que cada vez se vuelve más maduro y consiente gracias a la red.

El mercado al igual que los amateur, está evolucionando más aceleradamente, y cada vez se exigen más, algo que a los distintos sectores e industrias, les cuesta trabajo entenderlo o sencillamente les cuesta más validarlo, porque lo quieren hacer con su modelo tradicional y pobre.

Usted lo nota cada vez más, los sectores e industrias se empiezan a quedar rezagados y despreciados, en especial por nuevas generaciones, esto porque el mercado sabe de su poder gracias a la red, y quieren ver, escuchar, leer, escribir sobre lo que les gusta, y no están dispuestos a perder el tiempo por algo que viene impuesto por una organización.

Los mercados junto a los amateur están generando otro espacio de oportunidad y un nuevo tratado de lo que se quiere y no de lo que se quiere imponer. Las reglas del juego están cambiando. El mercado y su red no está dispuesto a ceder nada.

Pague su compra en línea

Existen más de 52 millones de internautas conectados en nuestro país, cerca de la mitad de la población, y para el 2015 se espera que 7 de cada 10 usuarios tengan un smartphone. La conexión a Internet va en ascenso gracias al crecimiento y desarrollo que está teniendo la industria de los dispositivos móviles, pero a pesar de todo y el ascenso, los usuarios siguen presentando temor al comprar en línea con su tarjeta de crédito o cualquier tipo de pago electrónico.

La resistencia a comprar en línea, se dice que es similar a la resistencia que hubo en su momento de comprar un celular o usar un cajero automático. Sin embargo, este temor ha ido demasiado lejos y se ha prolongado, tanto, que dicho temor ha dado a luz a empresas como DineroMail o Paypal, donde los usuarios se sienten protegidos, de hecho, estas empresas están encontrando una oportunidad en el temor de los usuarios, al grado de poner en sus servicios pagos referenciados en bancos o en tiendas de autoservicio como OXXO.

Si bien, esto tiene que ver con la brecha generacional, es una realidad que la reducción del temor no va conforme crecimiento de la conexión a la red, pareciera que el temor esta hospedado en los usuarios en general. ¿Cómo podemos hacer a un lado el temor? Quizá lo primero que tenemos que hacer es informarnos, de hecho hoy en día resulta más simple que le clonen una tarjeta de crédito en un restaurante que por internet, en especial si la perdió de vista de su mesa a la caja. A pesar de ello, esto no significa que debemos ir a comprar en línea con nuestra tarjeta con los ojos cerrados.

¿Cómo tener más confianza para comprar en Internet? Cuando realizamos una compra de manera electrónica debemos tener los siguientes cuidados:

Primero, cuidar que la tienda o el sitio donde vamos comprar sea una empresa con la mayor reputación posible, leer sobre dicha tienda en la misma red, en especial lo que dicen los usuarios acerca de ella.

Segundo, asegurarnos que cuando vamos a comprar en nuestro navegador en donde se escriben las direcciones electrónicas, nos muestre un candado y que en lugar que de que aparezca http:// antes de la dirección, sea https://, ¿qué diferencia existe y por qué nos debe de importar ese cambio en nuestra barra de dirección de nuestro navegador?, con https:// cualquier dato que introduzcamos en el navegador viajará cifrado y por lo tanto no podrá ser analizado para su uso, ni para fines comerciales ,así como tampoco delincuenciales.

Tercero, leer los acuerdos y términos legales de la tienda, si es un sitio confiable y con reputación, esa información deberá estar disponible.

Cuarto, otra forma de saber qué tan confiable es un sitio, podemos consultar los sitios de AMIPCI, Verisign y Visa, ahí podemos encontrar las empresas que son seguras para realizar compras.

Por último, es importante que acudas a tu banco para que puedas pedir el servicio de mantenerte informado vía celular de cualquier transacción que se realice con tu tarjeta o tus cuentas, si desconoces la transacción llama rápidamente a tu banco para aclararlo. Al comprar en Internet, podemos encontrar múltiples beneficios, que seguramente no encontraremos en tiendas físicas, esto porque los modelos de negocio electrónicos tienden a ser de más bajo costo.

Por otro lado, el crecimiento de comercios en la red va en ascenso, de hecho este año creció un 20 por ciento, los segmentos de la música, las películas, las computadoras y los boletos de las aerolíneas son los que más han ascendido, y esto no va parar, es una realidad, nunca es tarde para empezar a comprar en línea y mantenernos informados.

Si lo quieres en  PDF

Fuente: Periódico Noroeste.

La lectura electrónica y otras hierbas.

Hace 10 años, en estas fechas, Umberto Eco, en una conferencia llamada: Resistirá, cuestionaba la resistencia de los libros impresos ante la tecnología digital, se presentaba un temor ante el BUM! de Internet, sin embargo, hoy en día al libro, más allá de su resistencia como un impreso, el desarrollo tecnológico lo ha convertido en otras posibilidades para el lector.

El libro electrónico en su evolución está dando pie a otros canales, otras formas para devorar libros, con otras reglas de juego. La lectura electrónica en un navegador electrónico, un celular o un dispositivo como: Kindle, iPad, Nook, etc., que presenta retos distintos y pareciera mandar un guiño de ser más entretenida, atrevida e interesante.

Pero ¿qué reglas son las que están cambiando? Los libros electrónicos nos dan la posibilidad de almacenamiento y jugar a tener una mente divina, una especie de cerebro universal en un dispositivo, como diría Umberto Eco, toda una biblioteca en un pequeño contenedor, aunque sin poder imitar la experiencia a paraíso que tiene estar respirando y soñando en dicho lugar.

Los libros electrónicos están facilitando que transportemos la información, la compartamos y nos encontremos con ella de manera más rápida y simple. Los libros electrónicos y la tecnología en la que se transportan hace cada vez más entretenidas y atractivas las experiencias.

Basta un ejemplo para darnos cuenta de ello: Imaginemos a un grupo de alumnos a quienes se les ha dejado la tarea de leer un libro en su dispositivo electrónico, justo iniciada la lectura empiezan a subrayar, el sistema de su equipo desde ese momento empieza a crear un resumen o síntesis de manera automática con lo que el alumno va subrayando al momento de leer.

El sistema les va diciendo quién y cuántas personas  en otras partes del mundo han subrayado partes de ese libro, dando pie a nuevos cuestionamientos de qué cosas son importantes para algunos lectores. Tras un momento, y emocionados por la lectura, los alumnos comparten hacia las redes sociales, citas y fragmentos del libro junto a comentarios, notas y/o puntos de vista, mismos que son respondidos por el mismo autor del libro, que se ha dado cuenta que su usuario ha sido mencionado en su red social, y de pronto, también son retroalimentados por expertos al momento de ser lanzado a la red, así como otros simples lectores quienes están interesados y les parece divertido comentar.

Después de un tiempo, una vez leído el libro y de regreso a clase, al hacer un círculo grupal para discutir la lectura, los alumnos hacen comentarios más allá de los límites del libro. La crítica se construye ahora con más elementos que recibieron a través de redes sociales, dando pie para detonar nueva información y conocimiento.

De buenas a primeras,todo lo visto en el círculo va a parar de nuevo a internet, estando útil y disponible para otros, haciendo crecer el círculo grupal, más allá de la discusión de clase, rompiendo fronteras, tiempos y sumando personas a la experiencia de leer.

Los románticos, aquellos que huelen y tallan hojas de los libros impresos, pudieran diferir que la experiencia no es la misma, y todos debemos estar completamente de acuerdo, sencillamente la lectura electrónica es otra experiencia que se suma a la creciente capacidad que le está dando la tecnología a los libros.

Es muy temprano para decir que los libros impresos no van a resistir, seguramente se valorará más la experiencia que se tiene con ellos. Lo mismo pasa con las bibliotecas, su universo está creciendo, tanto el mundo electrónico como el físico están detonando otras experiencias, y los lectores cada vez más ganan con esto que algunos han llamado la batalla y la extinción del libro.

-CarlosParra

Si lo quieres en PDF.

Fuente: Periódico Noroeste.