Ritmos Cognitivos para la Innovación

Más allá de las marchas, pleitos, dimes y diretes, plantones y lastre que traen un segmento de profesores en nuestro país, en el aula empieza a brotar la necesidad de realizar cambios, quizá existen muchos que ignoro, unos importantes y otros no tanto, con quienes trabajo muy de cerca es con jóvenes, y cada vez más se vuelve fundamental saber programar, Dans (2013) “no para que sean programadores cuando crezcan, sino porque van a pasarse la vida rodeados de objetos programables”, y por supuesto, no me refiero al hecho de enseñarles a programar a edades adolescentes o nivel superior, porque existe la urgencia de hacer cambios de fondo, desde la preprimaria. Puede en un primer acercamiento parecer descabellado, una idea de locos y por supuesto obligaría a la pregunta: ¿Para qué?

En el artículo de Koerner (2013) Forget Foreign Languages and Music. Teach Our Kids to Code podemos encontrar a Paul Gibson, un profesor de Ciencias Computacionales de la Universidad Nacional de Irlanda, quien ha estado investigando bajo la pregunta: ¿Qué tan joven es demasiado joven para empezar a programar? Y revisando algunos estudios de psicología educativa, Gibson encontró que era inútil enseñar a programar a niños que no tenían alfabetización, sin embargo sin aceptar tal conclusión, llevó acabo experimentos con alumnos de 5 y 6 años, y se dio cuenta que comprendieron lecciones de programación de una manera sorprendente, por encima de generaciones mayores. Según Paul Gibson: “Los niños de 5 a 11 años tienen tanto potencial para el aprendizaje de algoritmos y la computación, que sería una lástima esperar hasta que sean adolescentes para que les enseñemos los fundamentos”.

Hoy existen demasiadas tecnologías disponibles, que posibilitan enseñar a niños y jóvenes a programar, lo mismo que algunas técnicas didácticas que aceleran y simplifican el aprendizaje, sin embargo, como bien podemos encontrar en el artículo de Koerner “empezar a una edad temprana facilita demasiado las cosas”, es por ello que debemos lograr cambios y no hacer que nuestros jóvenes sufran un dolor innecesario a edades posteriores, o que sea peor, que en general no le vean sentido al saber programar, cuando empieza a ser necesidad.

Tal vez todo esto resulte interesante, pero más allá de saber de que niños a edades tempranas logran resultados sorprendentes cuando se trata de programación, la pregunta sería ¿Para qué?

Edans (2013) “La programación enseña a pensar, permite desarrollar habilidades que cognitivamente tienen un valor muy elevado, y resulta especialmente eficiente cuando se comienza a edades tempranas” y además enseñar a programar a esas edades posibilita el desarrollo de habilidades cognitivas para entender reglas, principios, condicionales, lógica, funciones, algoritmos y matemáticas, algo que los alumnos hoy en día obtienen al ritmo del dolor, y quizá también ofrece ventajas mayores, es decir una formación mental más completa y competitiva como diría Steve Jobs “Una computadora es para mí la herramienta más sorprendente que hayamos ideado. Es el equivalente a una bicicleta para nuestras mentes”.

Por otro lado, en el mercado las necesidades de hacer desarrollo tecnológico; crear innovación; usar objetos programables; satisfacer una alta demanda de programación; cada vez es necesario entender y ser competitivos en los ecosistemas tecnológicos y su disrupción será posible sólo si las bases son más sólidas. La programación sin duda hará más visible la necesidad de matemáticas y evidenciará la utilidad para aquellos pragmáticos, que absurdamente dicen no encontrarle valor.

El poder de creación y resolución de problemas que da la programación es sin duda increíble. Por ahora, estamos distantes y nos cuesta demasiado generar innovación de valor, mentes poco fuertes y torpes en ese sentido, sin embargo los países desarrollados empiezan a circular desde preprimaria, ellos saben que una nueva revolución está por llegar, y si queremos ser innovadores debemos cambiar de manera disruptiva, tenemos que ser capaces de andar en bicicleta por nosotros mismos y no que nos paseen en una de ellas, porque si eso sucede el rezago será mayor con los países desarrollados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>