Todos tenemos un emprendedor dentro

A lo largo de mi experiencia en el área de emprendedor me he logrado dar cuenta que todos tenemos un emprendedor dentro, esto más allá del conocimiento del área, lo llevamos en el DNA y lo tenemos que detonar, y para ello hay que estar consciente de qué tipo de emprendedor somos.

¿Qué quiero decir con lo anterior?  De que existen básicamente dos tipos de emprendedores que están dentro de nosotros y que están influenciados por la formación, habilidades, actitudes, valores, y por qué no, por nuestros gustos y pasiones, sin embargo muy pocas personas pueden tener desarrollados ambos tipos por igual, les llamaremos casos extraordinarios, si tu descubres que eres uno de esos, debes festejarlo en serio.

Los dos tipos de emprendedores que básicamente existen dentro de nosotros son:

a)    El emprendedor negocio.

b)    El emprendedor producto.

Estos tipos de emprendedores que llevamos dentro están por lo regular más desarrollado uno que otro y si identificamos cuál es el tipo qué más tenemos desarrollado, debemos explotarlo y de ser posible conseguir un socio con las habilidades y destrezas del otro tipo.

Un emprendedor negocio por lo regular es una persona que sin importar el tipo de producto que tenga en sus manos será capaz de implementar un modelo de negocio que logre por lo menos que la empresa que está formando se vuelva sostenible, va fijar todo en lograr hacer que la empresa se forme y sea capaz de ser competitiva, se enfoca por lo regular en la cadena de valor, los canales, clasificación y relación de clientes, tipos de mercados y nichos, distintas forma de ingresos, entre otras áreas y herramientas que hace uso con el fin de lograr su objetivo, que sea negocio.

Un emprendedor producto está apasionado por que su producto, sea tangible o intangible, tenga aceptación. Este tipo de emprendedor modifica, cambia y hace todo lo que sea necesario para que el producto sea aceptado tenga el suficiente valor para que este sea consumido, usado y/o adquirido, está enfocado al producto, y por lo regular pierde el sentido del negocio, esto no significa que no estudie a los clientes, ni el mercado, simplemente está preocupado por lograr que el producto sea exitoso.

La fórmula de que existan ambos en un equipo es sin duda una combinación muy poderosa, logran de manera acelerada logros y el ritmo de retroalimentación sobre resultados y cambios se vuelve muy enriquecedor, pueden desplazarse mucho más rápidamente sin caer en postergaciones ni resultados amorfos e incompletos, de hecho mucho de los programas que actualmente hay de apoyo a emprendedores deben tener muy en claro este punto, pero principalmente tu que quieres ser exitoso, debes identificar qué tipo de emprendedor eres y buscar tu contra parte, esto subirá las posibilidades de éxito de manera considerable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>